Skip to content

El Paseo de los Melancólicos

1 mayo, 2014

Cuando me enteré que iba a Stamford Bridge para cubrir las semifinales de la Liga de Campeones entre el Chelsea y el Atlético de Madrid pensé en él. No respira, pero tiene un corazón inmenso. No siente, pero muchas veces padece. Es el ‘Paseo de los Melancólicos’.

Ese barrio madrileño, para mí castizo como pocos. Calles que engullen y protegen el Vicente Calderón. Al sur de La Latina o a escasos metros de la Puerta de Toledo o Embajadores. Un barrio que siempre recuerdo con cariño y un barrio que siempre mantengo, con los que me preguntan o quieren escucharme, es ese que sale en las películas típicas madrileñas. Las castizas.

Ese carnicero, hablo de hace algunos años, de barrio. Esa ferretería que te salvaba cuando se rompía una bombilla. Esos meses primaverales donde el calor te echaba de casa y la cerveza te recibía con una sonrisa, y con tapa, en la terraza enfrente del portal.

Portal con historia; portal con regidor; un Simeone como otro cualquiera. Un colchonero de los pies a la cabeza. Viví los años duros rojiblancos en el inicio del siglo. Esa vuelta a Primera y esos años de acomodo a la máxima categoría. Temporadas donde no costó insertarse entre los elegidos pero que mezclaban tardes buenas con derrotas inesperadas ante colistas.

Debates futbolísticos a la entrada al portal. No pasabas desapercibido para él. Para ese portero que veía a un aficionado al fútbol. A esa persona que le aporta más que la señora con una bolsa de la compra y un nieto de la mano. A un cántabro con el que mantenía algunas conversaciones post partido. Recuerdo que siempre llegaba al mismo cruce de caminos.

Esos años vestía la camiseta del Atlético de Madrid Gonzalo Colsa, cántabro, ex del Racing y uno de los señalados por esos seguidores de toda la vida. Colsa no tenía el estilo ortodoxo de Gabi. No portaba las trazas que puede tener hoy Koke, pero era igualmente un jugador que servía para ese Atlético, yo le mantenía, y nada tenía que envidiar a los Jorge Larena, De los Santos y compañía que ganaban su puesto en el Calderón mientras el cántabro, aún perteneciente a los colchoneros, hacía las maletas en cesiones a Valladolid o Mallorca. Pero yo era el cántabro, el de Santander (para ellos) y por eso la conversación terminaba con un: “Colsa no tiene hueco aquí”. Lo que no sabía por aquel entonces mi portero, es que se lo estaba diciendo a un ramaliego, como se siente Gonzalo, que había sido testigo de que las primeras patadas al balón de ese campeón del mundo sub 20, y no tan malo como ellos pensaban fueron, entre otros rincones del pueblo, en la terraza de mis padres. El fútbol lo llevaba en las venas.

Conversaciones de lunes, de martes… que se quedarán para siempre en el recuerdo. En esas etapas vitales. Un barrio que fue el primero que desembocó en mi mente cuando comencé el camino a Stamford Bridge. El castizo. El de toda la vida. Ese que ayer, seguro, se llenó de sentimientos, de disfrute y de pensamientos felices por el hito conseguido.

Suerte colchoneros en Lisboa, pero sobre todo, que no lo dudo, disfrutar del momento.

Buenas tardes,

Juan Negrete

En Twitter @JuanNegreteGuti

 

Imagen

Anuncios

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Belen permalink

    Muy descriptivo, me ha gustado mucho.

    • Gracias, prácticamente en la foto se ve el piso; ese bar con su café de la mañana y un plato de porras; la esquina donde comprar el Marca o As; la carnicería donde pesaban los 250 gramos de carne picada porque ese día apetecía boloñesa o la frutería, a la que entrabas de canto, donde abastecerte para el postre. Todo, sin pisar prácticamente la carretera. Todo, en una cuarta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: